arroz a la cubana

El arroz a la cubana es un plato que todo hemos comido en alguna ocasión, sobre todo cuando éramos niños, porque un arroz con tomate frito y salchichas nos gusta a todos cuando somos pequeños. Pero como ocurre con muchas recetas populares, el arroz a la cubana fue derivando en arroz hervido con tomate y salchichas perdiendo algunas de sus características principales.

Uno de los secretos del arroz a la cubana es la combinación del dulce y el salado, y el dulce lo proporciona el plátano.

Como en todos los platos de arroz, es fundamental escoger el arroz adecuado. En este caso necesitaremos arroz redondo, que será el idóneo.

Por último, como ocurre con todas las recetas populares, tened en cuenta que hay muchísimas variantes y todas de ellas son válidas. En este caso yo os voy a enseñar cómo me gusta hacerlo a mí en casa.

Ingredientes para preparar el arroz a la cubana (4 personas)

  • 250 gramos de arroz redondo
  • 8 huevos (dos por persona)
  • 3 dientes de ajo
  • 4 plátanos (ni verdes ni maduros)
  • 50 gramos de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Salsa de tomate frito
  • Sal y pimienta

Instrucciones de preparación. Cómo preparar arroz a la cubana.

  1. En primer lugar tenemos que preparar el arroz en blanco. Y un truco para que quede mejor, es saltearlo antes de hervirlo.
  2. Para ello, en la cazuela en la que vayamos a hervir el arroz, ponemos dos cucharadas de aceite y encendemos el fuego.
  3. En el momento en el que esté caliente, vertemos el arroz y sofreímos durante unos 3 minutos.
  4. Después vertemos el agua. La cantidad de agua y el tiempo de cocción depende del arroz que utilicemos, pero por lo general son unas 2 partes y media de agua y unos 10 minutos desde que empieza a hervir el agua.
  5. Para una mejor cocción lo ideal es que cuando vertemos el agua pongamos el fuego al máximo y, una vez que comienza a hervir bajamos el fuego al mínimo.
  6. Mientras cuece el arroz, continuamos con el resto de elaboraciones, concretamente con los plátanos.
  7. Una vez tengamos el plátano pelado, cortamos por la mitad a lo largo y los doramos con la mantequilla en una sartén a fuego fuerte.
  8. Por último, picamos los ajos y los freímos junto a los huevos en una sartén con aceite. Esto aportará un toque crujiente al huevo frito.
  9. Ya solo queda servir en el plato. En este punto puede haber ciertas variantes con el tomate frito. Hay a quien le gusta frito, hay a quien le gusta caliente… a mí personalmente me gusta caliente y suelo aderezarlo con orégano, con guindilla o bien un poco de curry. Para gustos los colores!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí